sábado, 28 de marzo de 2009

Sí, por favor. No, gracias. ¿Cuál era la pregunta?

Planteamiento:
Como ya sabéis durante este mes he estado arrostrando una gripe bastante persistente, la cual me ha dejado, como herencia, algunos problemas respiratorios que hacen que mi vida normal, incluido el vino, se esté viendo algo trastocada. Con esta base me temo que el post de este mes habrá de ser algo distinto de lo habitual.

Voy a comenzar, esta vez, con los vinos que he bebido. Son apenas un par de botellas consumidas en el "periodo intermedicinal":

- Piron Morgon "Cote du Py" 2005. Morgon Appellation Contrôlée (9 EUR en bodega)
Tras el primer acto de esta gripe, que ha resultado ser más fuerte de lo que la vírica sensatez recomienda, me apetecía beber un vino. Así, sencillo. Un vino sin más, sin pretensiones suyas ni mias. Este me parecía el ideal y lo fue para un momento en el que la falta de fe en el vino era más que considerable.
Rústico en todas sus facetas. Frutas rojas machacadas con una piedra de río en un mediodía cálido. Hierbas provenzales. Herbáceo, animal. Más vino de granja que de garage. Vino para recuperar la fe en el vino. Ha acompañado muy bien una carbonada flamenca.

- Domaine de Chassornay. Bigotes. AOC Bourgogne. (24 EUR)
Antes de que la campanilla avisara de que comenzaba el segundo acto abrí esta botella.
Hierba y ligero amargor verdejiano, pomelo y líquido de fruta en almibar con un toque de tiza y otro toque de whisky. Todo ello en una estructura oleosa, burbujoide quizá.
No es que no sea agradable de beber, porque sí lo es, pero tampoco es gran cosa. Me ha parecido corto para lo que esperaba y para su precio.
Ha acompañado sin más un filete de atún a la plancha con pencas de acelga rebozadas.

Nudo
Ya habéis visto lo escueto que ha sido este mes desde el punto de vista de la ingesta de vino. ¿De qué os voy a hablar hoy? Pues veamos.

De forma recurrente me preguntan el porqué soy tan escéptico e insistentemente crítico con el uso de la madera (nueva) en el vino. Generalmente la pregunta me la hacen personas ajenas a la enochaladura que nos corroe por aquí; digo esto para explicar el que la pregunta viene motivada por la extrañeza y la curiosidad. Suelen decirme que hablo de ello como si fuera algo malo o algo que estropea el vino. Intentaré explicarme.

No considero que el uso de la madera, ya sea en la fermentación o en la crianza de un vino, sea algo negativo. Lo amplío además a que no considero negativo que esta madera sea nueva o usada, tenga tostado bajo/mediano/alto (o como sea que se clasifiquen, que yo no me dedico a esto), análogamente no considero negativo que el tamaño de estos receptáculos sea el habitual bordelés, grandes fudres o más pequeños. De manera análoga opino lo mismo cuando los receptáculos son cemento, inox, etc.

Lo que sí considero negativo es la homogeinización y la implantación de una única forma de hacer las cosas. Considero negativo el que se acepte esa forma de vinificar, de maderas nuevas y tostados altos, como la única correcta y capaz de dar lugar a vinos destacables.
Hay lugares en los que, en efecto, esa forma de hacer las cosas da excelentes resultados, pero no todos los lugares son iguales. Las horas de insolación son distintas, los suelos son distintos, los climas son distintos y por supuesto las variedades son distintas (vale, esta última frase tiene también tela que cortar, pero intentemos aceptarla como válida para el tema que hoy nos ocupa). Parece razonable pensar que ante tal diversidad de factores no exista una forma única de elaborar ¿no creeis?

Como antes he indicado la razón por la cual suelo criticar ese tipo de vinos, en los que la madera es tan insultantemente notable, es porque parece que en los últimos años los vinos así realizados son lo más de lo más. Creedme que si la tendencia fuera la contraria y los vinos realizados de otro modo fueran tan lamentables como estos otros, que sólo muestran su noble ascendencia maderera, también lo diría.
Podemos hacer un ejercicio de paralelismo por el cual un vino no es necesariamente bueno por el hecho de tener en su etiqueta unas letras que rezan que es "Gran Reserva" o aquellos vinos en los que (traducido) indican "Gran Vino de Burdeos". Hay vinos buenos y vinos malos (y regulares, sí), pero no nos engañemos, ni nos dejemos engañar, ya que el hecho de emplear las mejores y más novísimas maderas nuevas con el más esmerado de los tostados no es garantía de nada (bueno).

Desenlace
Dicho esto se me ocurren dos preguntas ¿cómo distinguir cuando el uso de la madera ha sido el adecuado? ¿cómo sería un vino sin el uso de la madera y cómo sería después de su crianza en el mismo?
Veamos dos ejemplos positivos de cada tendencia. En este primer ejemplo podemos ver un ejemplo de un vino que se expresa con franqueza, sencillo, limpio. Un vino en esencia, sólo con lo básico. Un vino que es sólo guitarra y voz.




Y ahora veamos cómo es ese vino, con las mismas características anteriormente mencionadas y que además ha tenido ese aporte extra que da la crianza. Podreis ver que no se aprecia maquillaje alguno. No hay nada que le quite la verdadera esencia al vino y sigue siendo él mismo:

11 comentarios:

www.ino dijo...

Eso que preguntas, me recuerda a una respuesta del guionista Rafael Azcona a una pregunta sobre el guión ideal.
Venía a decir, que el guión ideal es aquel que pasa desapercibido, que no destaca sobre el conjunto de la película, o algo así.
L´stima que no encuentre esa entrevista por el yutube. A cambio he encontrado esta que, en esencia, refleja bastante bien las intenciones de Rafael.
http://video.google.es/videosearch?hl=es&rlz=1B3GZFB_esES282ES282&q=youtube&um=1&ie=UTF-8&ei=8jzPSc0mnpCMB-eovYkB&sa=X&oi=video_result_group&resnum=4&ct=title#q=rafael+azcona+version+espa%C3%B1ola&hl=es&emb=0&start=10
Salud.

José Luis Giménez dijo...

Rafael Azcona ¡qué grande!
Supongo que, también en los guiones, el todo debe ser mucho más que la suma de las partes.
Y si, yendo a los vinos, una de las partes es un conjunto de palillos, coco, vainilla, mantequilla, chocolates, menta y seca-bocas-rompe-dientes... pos mire usté, casi mejor que no... ;)

Saludos,

Jose

cuatro especias dijo...

Hola de nuevo:
Ante todo espero que por fin te repongas de tu gripe, pero lo cierto es que este año si que han sido fuertes en toda España.

Segundo:
Yo cuando tengo gripe, declino el beber un vino, apenas lo disfruto y no me sabe a nada.

Tercero:

En cuanto a tus preguntas, ¿quien se atreve a dar una respuesta correcta?
En muchas ocasiones hablando con distintos bodegeros, ellos mismos no coinciden en el uso de la madera para el vino y si ellos, los grandes productores y entendidos difieren en opiniones ¿podemos nosotros, desde nuestro humilde punto de vista responder?

yo , no me atrevo.
Simplemente me decanto por decicir si un vino me gusta en su realación calidad precio o si por el contrario no me agrada en absoluto.

De los que me suelen gustar( y son bastantes) no me planteo si han estado en barrica de roble americano, francés, 6 mese, más , menos...
Simplemente, me siento a disfrutarlo lentamente, dejando que vaya calando poco a poco, saboreándolo con lentitud, con profundidad, con respeto y tratando de compartirlo con alguién que también lo aprecie.
En fin, hay momentos en los que un vino así, hacen un cierre de día perfecto.
¿no opinais lo mismo?

Un abrazo.
4E

Olaf dijo...

Me acuerdo de un dia en Santa Cecilia, probando riberas del duero, quejándome todo el rato de la madera, y al lado un elaborador manchego, que decía que es que el vino se tiene que hacer así, porque en Burdeos y en Borgoña lo hacen así. Yo le contesté que no todos y el me dijo que DRC gasta 100% nuevo... a cuadros me quedé, claro, le contesté si él pensaba que aqui en España todas las viñas son La Tache...
Saludos

Olaf

José Luis Giménez dijo...

Hola de nuevo 4E.
No es, desde luego, mi intención el decirle a nadie como ha de hacer su vino. Sólo soy bebedor y no tengo ninguna intención de pasar al otro lado a hacer vino :)
Para mi la base es el disfrute del vino y no si ha pasado por madera o no o cuanto tiempo lo ha hecho.
Eso sí, dado que soy yo quien paga la botella si el resultado no me gusta lo digo sin ningún reparo. Por ello si el vino me gusta, lo digo, pero si me parece un trozo de madera líquida lo digo igualmente.

Como decía en el post no hay una receta única para hacer vino. Sí a grandes rasgos, claro, pero hay infinidad de variedades de uva, suelos y modos. Pongo enhiestas las botellas como barrera contra aquellos a los que les da igual una cosa que otra, pues para todo siguen la misma receta:
Madera, madera, madera... y en ocasiones viñas viejas! }:-)

Coincido contigo (y con las otras 3 especias ;) en que es un buen cierre para el día el tomarse una copa de vino (o 2, o 3) al finalizar el día. Acompaña y alegra la cena.

Saludos,

Jose

José Luis Giménez dijo...

Un artistazo el elaborador en cuestión Olaf ;)))
Es tan simploide su argumento que parece una broma. Es común, lo sabes, ese tipo de manida receta bordelesa/borgoñona de arrear madera nueva al 200%, variedades mejorantes y toda la pesca. Si ellos venden su vino por un congo... mal tiene que estar la cosa para que el mio no lleve 3 dígitos en la etiqueta.

Por cierto, ¿que respondió el interpelado manchego?

Saludos,

Jose

mac dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mac dijo...

jose

me detenido un rato escuchando las dos versiones de "perdóname": en unos compases me gustaba una y en otros la otra, pienso que con los vinos pasa igual: a ratos unas hechuras y a ratos otras, siempre que hay casta como en este ejemplo tuyo con la voz de la mañica..

un abrazo, o más bien dos; el primero con madera y el segundo tampoco...

cúrate...

manu aguinaga

José Luis Giménez dijo...

Hola Manuel! me alegro de leerte por aquí :)
Esas canciones sería como poner dos copas de vino juntas. El vino que merece la pena, lo sabes, crece, cambia, muta, evoluciona, habla, se calla, vuelve, se va, te da y te quita. Vinos multidimensionales.
Por todo ello es normal que en algunos momentos, con las dos copas sobre la mesa, nos guste más uno que otro... y un tiempo después a la inversa, pues el rio nunca es el mismo un segundo después de haber sido.

Abrazos,

Jose

sycdos dijo...

Como siempre que leo tus comentarios de vino no me entero de mucho, mejor las comparaciones en "tiempo real".
Este blog va ganando mucho con bandas sonoras y fotos compartidas.
A ver si algún día acompañas la copa con un bocadillo de chorizo, verás como no te costipas tos los días, majete.

Salud, Sycdos.

José Luis Giménez dijo...

Ya sabes Carlos (SycDos), que cuando me da el arreón, me da. Y aquí ando todavía renqueante.
Desde luego no dudes que el vino siempre va con comida e incluso en ocasiones con marisco de pocilga (chorizo, morcilla, etc) ;)

Saludotes,

Jose